En una doble jugada de alto impacto, Japón y China abrieron sus mercados a más cortes vacunos argentinos

En una semana histórica para el posicionamiento en el mundo de la carne vacuna argentina, las dos potencias asiáticas, China y Japón -ambas ubicadas en el podio de las mayores economías del planeta- acordaron con nuestro país habilitaciones comerciales de este producto, tan emblemático como valioso de nuestra producción agroindustrial.

Si la metáfora es llegar al “supermercado del mundo”, ahora ese deseo es una realidad más cercana. Los avances tienen matices, pero sin dudas representan trascendentes pasos hacia adelante.

El primer logro ocurrió en Japón, la nación que posee uno de los paladares más exquisitos. Sus 125 millones de habitantes no consumen enormes cantidades de carne, pero producen poco y la pagan muy bien (en el top ten que lideran los suizos). Allí, el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, consiguió el aval de su par japonés, Ken Saíto, para que ingrese carne argentina vacuna y ovina de la Patagonia (zona libre de aftosa sin vacunación) al mercado japonés, lo cual tendrá como correlato la importación de carne japonesa -cortes Kobe- al mercado argentino.

China y Japón juntas ya importan más carne que EE.UU.

Estiman que eso ocurrirá a fines de julio, cuando se realice en Buenos Aires la reunión ministerial G-20 de Agricultura. Sería abrir la ventana para “morder” en un mercado que en 2017 registró importaciones de carne bovina fresca o refrigerada deshuesada por más de US$ 1.900 millones, y más de US$ 1.100 millones en carne congelada deshuesada. Luego se podría ampliar la habilitación al resto de la Argentina (libre de aftosa con vacunación).

La frutilla del postre vino después. Como anticipó www.clarín.com/rural una semana atrás, Etchevehere emprendió la gira confiado en poder cerrar acuerdos que abrieran el paso a la carne argentina en estos dos países. Y lo consiguió.

Además del acuerdo por la carne, los funcionarios firmaron los protocolos para la apertura de los mercados de productos pancreáticos (de aplicación en la industria farmacéutica), caballos en pie, semen y embriones bovinos. También se concluyó la negociación para la apertura del mercado de carne ovina, pero el convenio se firmará formalmente a fines de noviembre en el marco de la visita del presidente Xi Jinping a la Argentina.

Etchevehere destacó que “China es un aliado estratégico tanto en su capacidad de invertir como de comprar productos argentinos”. Y resaltó que es la primera vez en la historia que la carne argentina ingresa al mercado japonés. “Es un premio a la calidad y al alto estándar sanitario que tiene nuestra carne y el primer paso para enviar cortes de otras regiones argentinas”, adelantó.

En relación con la falta de hacienda para aprovechar estas oportunidades, el ministro dijo que “el trabajo del Gobierno es sacar las trabas y poner las reglas de juego para que el sector ganadero crezca y cuente con nuevos mercados”.

Fuente: Clarin

 835 total views,  1 views today

Article similaire