Manejo y Bienestar del ganado

Introduccion

El manejo gentil en facilidades bien diseñadas minimiza los niveles de estrés, mejora la eficiencia y mantiene una buena calidad de carne. El manejo tosco o equipo pobremente diseñado va en perjuicio tanto del bienestar animal como de la calidad de la carne. Los supervisores progresistas en los rastros reconocen la importancia de las buenas prácticas de manejo. Se requiere de supervisión constante para mantener estándares humanitarios altos.

Que tanto estres es el sacrificio?

Numerosos estudios se han realizado con el fin de determinar el grado de estrés que pueden generar diferentes prácticas ganaderas y el sacrificio. El método más común para evaluar estrés durante el manejo es la medición de cortisol (hormona del estrés). Se debe recordar que el cortisol es una medida tiempo-dependiente. Se toma de 15 a 20 minutos aproximadamente para que esta alcance su valor maximo después de que el animal sufrió estrés. Las evaluaciones del manejo y estres del sacrificio serian mas precisas si se midieran también reacciones conductuales, frecuencia cardiaca y otras características sanguíneas. La adrenalina y noradrenalina tienen un valor limitado en relación con el estrés que ocurre durante el sacrificio debido a que tanto el émbolo oculto como el aturdidor eléctrico provocan secreciones masivas de estas hormonas (Warrington, 1974; Pearson et al., 1977; van der Wal, 1978). Si el método de desensibilización se aplica correctamente el animal se encuentra inconsciente cuando la secrecion de la hormona ocurre y no habra disconfort.

Las comparaciones absolutas de niveles de cortisol entre diferentes estudios, deben hacerse con mucho cuidado. Los niveles de cortisol pueden variar grandemente entre individuos (Ray et al., 1972). El ganado que muestra signos de una excitación conductual generalmente presenta niveles más altos que los animales tranquilos. Una revisión de muchos resultados indican que los niveles de cortisol en ganado caen dentro de tres categorías básicas: (i) niveles básicos de descanso; (ii) niveles provocados por la sujeción en una manga o mediante una puerta trampa mientras se realiza el sangrado; y (iii) niveles excesivos que duplican o triplican los niveles de sujecion de los animales de granja. Los niveles basales varían desde los bajos de 2 ng ml-1 (Alam y Dobson, 1986) a 9 ng ml-1 (Mitchell et al., 1988). La sujecion de ganado bronco criado bajo condiciones extensivas para realizarles pruebas de sangre bajo condiciones de granja, eleva las lecturas de cortisol a 25 – 33 ng ml -1 en novillos (Zavy et al., 1992), 63 ng ml-1 en novillos y vacas (Mitchell et al., 1988), 27 ng ml-1 en novillos (Ray et al., 1972) y en becerros al destete 24 – 46 ng ml-1 (Crookshank et al., 1979). En algunos estudios los niveles de cortisol se expresaron en nmol l-1. Dichos valores se transformaron a ng ml-1 multiplicándoles por el factor 0.36.

Cuando el sacrificio se lleva a cabo de manera cuidadosa, los niveles de cortisol en el ganado pueden ser substancialmente menores en comparación con las condiciones de manejo en la granja. Tume y Shaw (1992) encontraron que los novillos y vaquillas sacrificados en un pequeño rastro con fines de investigación, tuvieron niveles de cortisol promedio de tan sólo 15 ng ml-1, mientras que el ganado sacrificado en rastros comerciales mostro niveles similares a los obtenidos durante el manejo en la granja. Los niveles de Beta-endorfina, que es otro indicador de estres, no fueron diferentes entre los dos grupos. Los siguientes valores promedio corresponden a ganado comercial sacrificado con pistola de émbolo oculto: 45 ng ml-1 (Dunn, 1990), 25 – 42 ng ml-1 (Mitchell et al., 1988), 44.28 ng ml-1 (Tune y Shaw, 1992), y 24 ng ml-1 (Ewbank et al., 1992). Cuando las cosas van mal los niveles de estres se incrementan grandemente. Cockram y Corley (1991) encontraron un valor mediano de 63 ng ml-1. Un animal tuvo una maxima de 162 ng ml-1. El rastro observado por Cockram y Corley (1991) tenía un corral de embudo pobremente diseñado y pisos resbalosos. Aproximadamente el 38% se resbalaban al salir de los corrales y el 28% se resbalo justo antes de entrar en la manga. Los niveles de cortisol tambien se incrementan al ocurrir demoras y el ganado tener que esperar formado en la manga. Este es el unico estudio donde las vocalizaciones previas a la desensibilizacion no se correlacionan con los niveles de cortisol. Lo que puede explicarse parcialmente debido a un estres previo causado por los pisos resbalosos. Ewbank et al. (1992) encontraron el menor valor promedio. Explicado por el excelente manejo previo a la llegada a la caja de desensibilizacion.

Ewbank et al. (1992) encontraron una correlacion alta entre los niveles de cortisol y los problemas de manejo en la caja de desensibilizacion. El uso de un sujetador de cabeza pobremente diseñado que incrementa enormemente la agitación conductual y el tiempo que se requiere para sujetar el animal resulta en un salto de los niveles de cortisol de 24 a 51 ng ml-1. En el peor de los casos el nivel aumenta a 96 ng ml-1. El ganado sacrificado en casetas de sujecion mal disenadas, donde se les voltea de cabeza, muestra valores promedios de 93 ng ml-1 (Dunn, 1990). Muy pocos toros sexualmente maduros han sido estudiados, sin embargo Cockram y Corley (1991) tuvieron unos pocos en su estudio. Los toros sexualmente maduros tienen niveles de cortisol menores que los novillos, vacas, o vaquillas (Tennessen et al., 1984).

En borregos se han publicado resultados menos dramáticos. El sacrificio en silencio dentro de un rastro con propósito de investigación, resultó en niveles promedio menores (40 ng ml-1) a los obtenidos en plantas comerciales ruidosas, que incluso tenían perros (61 ng ml-1) (Pearson et al., 1977). La trasquila y otras prácticas de manejo en la granja provocan niveles de estres similares o ligeramente mayores 73 ng ml-1 (Hargreaves y Hutson, 1990), 72 ng ml-1 (Kilgour y de Langen, 1970) y 60 ng ml-1 (Fulkerson y Jamieson, 1982). Dos horas de estres por sujecion y aislamiento incrementan los niveles de cortisol a 100 ng ml-1 en borregos acostumbrados a jaulas metabólicas (Apple et al., 1993). Los niveles basales fueron de 22 ng ml-1. Los estudios indican que el sacrificio cuidadoso puede generar menos estrés que el manejo y sujeción dentro de la misma granja. Existe la necesidad de mejorar tanto las prácticas como el equipo. El estrés generado antes del sacrificio puede sobrepasar fácilmente los niveles de estrés en la granja cuando se utiliza equipo pobremente diseñado. Sin embargo, al emplear buenas instalaciones y personal bien entrenado, bovinos y ovinos pueden moverse a través del sistema entero sin el menor signo conductual de agitación. El autor ha observado ganado entrar en sujetadores para ser insensibilizados de la misma forma que las vacas entran a una sala de ordeña. El mover tranquilamente 1000 cerdos por hora en una planta rastro de alta velocidad es difícil. Sin embargo, con el fin de reducir el estrés en los animales, la incorporación de un segundo sistema de aturdimiento facilita un manejo gentil.

Métodos par reducir estrés

Cada procedimiento extra de manejo genera más estrés y hematomas. La eliminación de procedimientos innecesarios en el rastro, reduce el estrés. Bray et al. (1989) encontraron que un estrés múltiple generado por baño, ayuno y trasquila tiene un efecto detrimental acumulado en la calidad de la carne. Los cerdos deben ser separados e identificados antes de abandonar la granja. El pesaje de animales vivos en el rastro puede eliminarse si el sistema de mercadeo se basase en el peso de la canal. El bañar reses y borregos en Australia y Nueva Zelanda genera estrés adicional. Kilgour (1988) encontró que el bañar a los borregos es un procedimiento que genera mucho estrés. El baño tiene un efecto muy limitado en la limpieza de la canal, a menos que los borregos estén sumamente sucios (Glover y Davidson, 1977). El baño además incrementa los hematomas (Petersen, 1977). Los empleados deben entrenarse para manejar el ganado de forma gentil y minimizar el uso de la chicharra eléctrica. Los productores deben evitar la reproducción de animales nerviosos y excitables, difíciles de manejar. Cada vez hay más problemas con cerdos nerviosos que son casi imposibles de manejar humanitariamente en plantas rastro de alta velocidad (Grandin, 1991ª). Estos cerdos constantemente se frenan y regresan en pasillos, y muestran un comportamiento gregario excesivo. El proveer de estimulación ambiental extra en los edificios donde se encuentran los cerdos confinados tales como mangueras de hule para que se mastiquen y gente caminando en los corrales, produce cerdos más tranquilos y fáciles de manejar (Grandin, 1989; Pedersen et al., 1993). El encender el radio en los corrales de engorda a un volumen razonable evita excesivas reacciones de sobresalto ante ruidos tales como puertas que se azotan. Es especialmente importante el proveer de estimulación ambiental a cerdos que serán transportados una distancia corta hacia el rastro. Los animales expuestos a viajes cortos son frecuentemente difíciles de manejar.

Los rastros deben utilizar métodos de desensibilización que hayan sido verificados mediante pruebas científicas. Existen varias revisiones sobre métodos humanitarios de aturdimiento (Grandin, 1980c; 1985/86; Eikelenboom, 1983; UFAW, 1987; Gregory, 1988, 1992; Devine et al., 1993). Mucha gente que observa por primera vez el sacrificio, piensa que los animales desensibilizados están conscientes, al ver las extremidades moviéndose por reflejo. En animales desensibilizados adecuadamente, las patas pueden moverse vigorosamente. Lo que no debe existir son: reflejos oculares, vocalizaciones o ritmo respiratorio. Cuando el animal es suspendido de cabeza, ésta última debe colgar hacia abajo con el cuello recto y flácido. No deben existir signos de una espalda arqueada. Los animales aún sensibles tratan de enderezarse por ellos mismos arqueando su espalda e irguiendo su cabeza.

Reducción del ruido

Las observaciones en muchos rastros indican que el equipo ruidoso incrementa la excitación y estrés. El autor ha observado mejoras en el manejo, y ganado más tranquilo una vez que se ha corregido el problema de ruido. Los ruidos metálicos y golpeteos deben eliminarse mediante el empleo de gomas y bandas de hule en puertas y el regreso de las carretillas debe diseñarse de manera que se evite el ruido de éstas últimas al chocar. Los escapes de aire de puertas neumáticas deben conducirse hasta fuera de la instalación o adecuar un silenciador, y los sistemas hidráulicos deben diseñarse con el propósito de minimizar el ruido. Los sonidos de alta frecuencia de bombas hidráulicas, molestan mucho al ganado. El ganado que permanece durante la noche en patios ruidosos cerca de la rampa de desembarque es más activo y presenta mayor número de hematomas en comparación con el ganado proveniente de corrales tranquilos (Eldridge, 1988). Grandin (1980ª) evaluó el uso de música con el fin de enmascarar ruidos. El ganado se acostumbra a la música en los corrales de contención y ésta provee un sonido familiar cuando los animales se acercan a equipo ruidoso.

 459 total views,  1 views today

Article similaire