Las rosquillas de anís fritas son una auténtica delicia de la gastronomía española. Capaces de trasladarnos a la niñez, a esos momentos en los que se nos escapaba una sonrisa tierna al olerlas, sabiendo que una merienda feliz se avecinaba. Hoy os traigo esa receta de la abuela de rosquillas de anis fritas que siempre despertará nuestros sentidos. Y lo vamos a hacer con pocos ingredientes, todos ellos económicos. Prepararlas es sencillo siguiendo los pasos que os dejo a continuación. Disfruta cocinando en casa esta receta fácil de rosquillas de anis fritas. ¡Merece la pena!

INGREDIENTES:

3 huevos
600g de harina tamizada
200g de azúcar
1/2 vaso de licor de anís dulce
1 cucharada de anis verde
la ralladura de 1 limón
100ml de aceite de oliva
1 sobre de levadura (tipo royal) también llamados polvos para hornear
aceite de freir
1 pizca de sal

RECETA DE LAS ROSQUILLAS DE ANIS FRITAS:

1.- En una sartén, añadimos el aceite y lo calentamos a fuego suave. Cuando el aceite esté caliente añadimos el anís verde y deja que se fría 2 minutos. Así, el aceite obtendrá todo el sabor del anís. Pasados los dos minutos retira del fuego y deja que se enfríe. Cuando se haya enfriado, colamos el aceite para eliminar el anís con la ayuda de con un colador, y lo reservamos en un vaso.

2.- En un bol amplio añadimos los huevos y el azúcar, y mezclamos todo con una varilla hasta obtener una masa homogénea. Añadimos también el licor de anís, la ralladura del limón y el aceite que habíamos reservado, y lo mezclamos bien con la varilla hasta que todos los ingredientes se hayan integrado.

4.- Hecho esto, pasamos a añadir la harina poco a poco. Para ello vamos a colocar la mitad de la harina junto con la levadura y a mezclar con un tenedor o espátula hasta que conseguir una masa poco densa. Añadimos poco a poco el resto de la harina. Veremos como la mezcla va espesando hasta que ya no podamos seguir mezclando. En ese momento amasaremos con las manos.

6.- Extendemos un poco de la harina sobre una superficie plana y ahí, vamos a colocar la masa. Si lo deseas puedes remojar un poco tus manos con aceite para que no se te pegue. Añadimos la harina restante y amasamos todo hasta que se haya integrado por completo y sea completamente homogénea.

7.- Hecha la masa vamos a ir agarrando pellizcos y preparando bolas del unos 5 cm de diámetro. Cuando estén redondeadas las vamos colocando en un plato.

8.- Ahora hay que dar la forma a la rosquilla. Para ello vamos a pellizcar centro de cada bola, con el índice y el pulgar, hasta hacerles un agujero en el centro. Para para seguir dándole forma, estiramos un poco la masa de cada una para agrandar el agujero. Es importante que todas las partes de cada rosquilla sean homogéneas, sin que queden anchas en un lado y estrechas en otro.

8.- Hecho esto, vamos a poner a calentar a unos 180ºC, abundante aceite en una sartén alta o freidora. Cuando el aceite esté caliente, vamos a freír las rosquillas durante 3 minutos en tandas pequeñas. Hay que procurar que se hagan igual por todos sus lados, sin que se peguen unas con otras y volteándolas con una espumadera.

9.- Cuando veamos que las rosquillas de anis fritas estén bien doraditas, las retiramos de la sartén con la misma espumadera, escurrimos de aceite y las ponemos sobre un plato con papel absorbente para retirar el exceso de grasa. Una vez fritas todas las rosquillas, habremos acabado la receta.

Se puede añadir un poco de azúcar sobre las rosquillas recién hechas para potenciar su sabor dulce, pero no es algo necesario y evitándose no añadirás calorías. Aunque las rosquillas de anís fritas se pueden comer recién hechas, su sabor se desarrollará un poco más si dejamos que se enfríen un poco.

Fuente: cocinacacerayfacil

 1,256 total views,  2 views today

Article similaire