Si bien durante mi infancia había oído hablar acerca de los kuchenes en general, en especial los de manzanas que se venden en la zona central de Chile, no fue hasta que pude visitar el Sur de Chile en donde vine a conocer toda la esencia del Kuchen en sí. Variados sabores y texturas. Diferentes adaptaciones de las nuevas generaciones y siempre tratando de conservar su esencia original.

Hoy en día puedo decir que estos pasteles son unos de mis favoritos, y que en el Sur de Chile es en donde se concentra los clásica herencia alemana de donde provienen.

Esta receta de Kuchen de ciruelas y duraznos, es una mezcla fabulosa, es perfecta para utilizar estos frutos bien maduros, idealmente frescos, aunque sin duda puede usar duraznos en conserva si lo desea.

Kuchen de ciruelas y duraznosIngredientes

Para la masa:

  • 2½ tazas de harina sin polvos de hornear
  • 1 cucharada de azúcar flor (glas, impalpable)
  • ¼ cucharadita de sal
  • 150 grs de mantequilla fría y cortada en cuadrados pequeños
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 1 huevo
  • 5 cucharadas de agua helada

Para el relleno:

  • 2 duraznos
  • 3 ciruelas
  • ⅓ taza de harina para todo uso
  • 1 cucharada de maicena
  • 1 taza de azúcar granulada
  • 4 cucharadas de mantequilla fría y cortada en trozos
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de agua
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de azúcar granulada

Preparación de la masa:

  1. Mezclar en un bol los ingredientes secos: harina, azúcar flor y sal. Agregar la mantequilla y mezclar un poco logrando que luzca como migas. Añadir el jugo de limón, huevo y agua. Mezclar hasta que esté unida, no es necesario amasar demasiado.
  2. Envolver la masa en un plástico y llevar al refrigerador por 30 minutos.
  3. Mientras tanto preparar el relleno, cortando los duraznos y ciruelas en tajadas, retirando los cuescos. En un pequeño bol mezclar la harina, maicena, y azúcar, agregar la mantequilla y vainilla. Unir con los dedos para que quede una mezcla como migas y agregar los duraznos y ciruelas. Dejar reposar un rato.
  4. Retirar la masa del refrigerador pasado los 30 minutos y dividir la masa en 3 partes iguales.
  5. Unir dos partes y estirar la masa con la ayuda de un uslero, colocarlo en un molde antiadherente o enmantequillado. Dejar bordes por los costados y emparejar bien.
  6. Colocar el relleno.
  7. Luego con la tercera parte de la masa, estirarla con el uslero, idealmente con alusa plástico encima de la masa para que no se pegue en el uslero. Luego cortar tiras. Ir colocándolas intercaladas sobre el kuchen con mucho cuidado.
  8. En un pequeño bol batir 1 huevo, 1 cucharada de agua, una pizca de sal. Pincelar sobre el kuchen con esta mezcla y luego rociar encima el azúcar.
  9. Llevar al horno a 400°F (200°C) por 10 minutos. Luego bajar la temperatura a 350°F (180°C) y hornear por 45 minutos.
  10. Servir completamente frío.

 590 total views,  2 views today

Article similaire