El estrés es uno de los principales factores que afectan la calidad de la carne.

Si un animal está bajo estrés, no tendrá glucógeno en la sangre en el momento del sacrificio y esa ausencia hará que el pH post mortem no disminuya lo suficiente, afectando las cualidades organolépticas de la carne. Las prácticas de alojamiento, las medidas sanitarias, las enfermedades, el transporte y los procedimientos de gestión nutricional también podrían afectar la fisiología animal y, como consecuencia, la calidad de la carne.

Muchos estudios científicos correlacionan que al mejorar el bienestar animal, el ganado mejora su productividad y la calidad de su carne. Por ello, gracias al Reglamento Técnico de Bienestar Animal y Bioseguridad de INTERPORC ANIMAL WELFARE SPAIN (IAWS), el Sector Porcino Blanco Español está altamente comprometido con la cría de carne de cerdo de la forma más respetuosa, reduciendo el estrés y potenciando todos los aspectos relacionados con la calidad: bienestar animal, bioseguridad. , seguridad alimentaria, sostenibilidad, salud animal, manipulación y trazabilidad.

La alimentación, el alojamiento, la sanidad animal y el comportamiento animal son los cuatro principios fundamentales que avalan el Reglamento Técnico, que incluye los requisitos establecidos en el Reglamento Europeo (el más exigente del mundo) así como otros que van más allá y son más exigentes.

La ciencia también es aplicada por un Comité Científico de expertos en bienestar animal que evalúa y decide sobre cualquier modificación que se desee aplicar al Reglamento Técnico, el cual es auditado por organismos de certificación independientes y su transparencia ha sido avalada por organizaciones de derechos animales.

El sello “Welfare Commitment Certified” asegura a los consumidores que ganaderos, mataderos e industria del Sector del Cerdo Blanco español ofrecen carne segura y de calidad garantizando y certificando el bienestar animal.

 6,506 total views,  2 views today

Article similaire